Historia Agenda El Libertario Grupos Editorial Pactos Materiales IFA Links

BAEL - Biblioteca Archivo de Estudios Libertarios

 

archivobael@yahoo.com.ar

 

 

:: Comunicado sobre la usurpación y la situación del Archivo El Grupo ARCHIVO-BAEL continua activo trabajando. LEER

:: Comunicado de FICEDL (Federación Internacional de Centros de Estudios y Documentación Libertaria). LEER

 

 

 

 

 

Archivo

Las tribulaciones de la historia, el recambio generacional y la conciencia histórica de algunos compañeros colmaron la casa de documentos, publicaciones y libros que fueron engrosando caóticamente la sede de la FLA. Muchísimas personas han participado en el recorrido de organización, ordenamiento y creación del Archivo y las Bibliotecas: visitantes casuales, militantes, investigadores, simpatizantes, bibliotecarios, archivistas, etc. constituyéndose una mano invisible y una obra colectiva que restableció las condiciones para acceder a la memoria política del anarquismo. La documentación existente en el archivo es de considerable importancia histórica. Esto se verifica por su volumen y por la existencia de material único, por el amplio período que abarca (fines del siglo XIX a nuestros días) y por su extensión geográfica (publicaciones de 44 países); constituyéndose en uno de los archivos anarquistas más importantes del mundo.

Todos estos papeles se acumulaban como fondo oscuro de un pasado oculto y doblemente despreciado. Repudiado y sepultado por la historiografía oficial –con sus alumbramientos funcionales y sus sombras estratégicas-, pero también desacreditado por sectores del activismo que han hostigado la actividad por no verla suficientemente “popular o revolucionaria”. En el marco de esta doble negación despreciativa (la del intelectualismo oficial y la del populismo anti-intelectualista) se desarrolla el Archivo como proyecto de ordenamiento, preservación y catalogación del material; a los fines de garantizar un libre acceso a la memoria política del movimiento libertario.

Paradójicamente, el Archivo surge del desorden y busca construir un ordenamiento. Hay que imaginarse el caos documental que el movimiento anarquista con sus flujos y reflujos, con sus agrupaciones y sus tendencias; ha sabido engendrar y desperdigar en sus caminos y sus rupturas. Libros, diarios, revistas, folletos, volantes, afiches, campañas, huelgas, movilizaciones, boicots, bombas... multiplicidad de intervenciones que evidencian “cuantitativamente” la vitalidad y la magnitud de un movimiento ético-político radical, eclipsado y malinterpretado sistemáticamente por la historiografía oficial. Valorando estas experiencias y tomando en cuenta las prolíficas trazas culturales, gremiales y políticas del movimiento libertario; el Archivo se propone rescatar esos documentos del silencio y abrirlos a la consideración pública, a fin de promover su desocultamiento, su divulgación y su apropiación social.

Esta re-actualización de la memoria libertaria no se acomete meramente en el plano “ideológico” donde se comparan una al lado de la otra las “representaciones históricas” o los sistemas de ideas cristalizados; donde las voluntades políticas que animaron la historia se cosifican y los objetos culturales se fetichizan. Tampoco nos interesa la memoria estática de la nostalgia: ni pasado trascendental ni retorno al origen. Con esto lo que queremos señalar es que la historia o la memoria no es buena en sí misma, así como leer no es saludable en sí mismo; puesto que la memoria puede devenir trauma, la historia moraleja y la lectura dogma. La Historia puede ser un elemento deprimente, nostálgico y disciplinador (cuando no un opio); razón por la cual nos parece una excelente experiencia fusionar nuestra práctica militante en lo organizativo, con nuestra actividad reflexiva en la memoria política. Sostenemos con el anarquismo y el pensamiento libertario una relación intrínseca e inmanente, un diálogo permanente que es el estímulo de nuestro trabajo y el horizonte de nuestra construcción. Como diría Sartre, la experiencias y la memoria política como un para sí de la libertad; como una herramienta de emancipación social.

En este sentido, nuestras diferencias con otros archivos y centros de documentación son de naturaleza, de objetivos y de recursos. No nos “encargamos” de gestionar un servicio y administrar un archivo de publicaciones, no sentimos la historia como una carga ni la memoria como una condena; muy por el contrario, pensamos y asimilamos las vivencias militantes como estímulos para la acción presente, buscando engendrar en nuestras prácticas modos de organización horizontales y autogestionados. En este sentido, nuestra política de la memoria se relaciona intensamente con una política del cuerpo y la organización. A la par que ordenamos los documentos, los papeles y los libros, reactualizamos una tradición libertaria de prácticas, tales como la horizontalidad, la fraternidad, la autogestión y el compromiso con la actividad.
Nos interesa la historia de los movimientos políticos y del anarquismo, en tanto desvelamiento de una voluntad creadora, colectiva y activa. El saber histórico nos interesa sobretodo como mapa político, pues nos permite ver en los múltiples fenómenos acaecidos, siempre por debajo, voluntades deseantes subversivas del orden establecido. Por otro lado, el devenir histórico se nos muestra como la expresión de múltiples y heterogéneas formas de organización posibles, revelándonos la transitoriedad irreductible de toda naturalización social. En suma, nos interesa recuperar la historia como incitación a participar del proceso social con organizaciones y con modos de relación superadores de los ya existentes.

 

 

Facebook

YouTube

FICEDL

 

 

MANIFIESTO

BAEL (Biblioteca-Archivo de Estudios Libertarios) emerge como grupo en 1995 en el marco de la FLA, organización anarquista con más de 70 años de persistencia. El devenir de BAEL nace al abrigo de la FLA y se plantea como actividad especifica el desocultamiento y la socialización del pensamiento y la memoria militante allí acumulada. Dentro de BAEL una de las secciones importantes es el Archivo.